4.5 Acusación: "Iglesia del Génesis II".

Mientras Jim entrenaba a muchos trabajadores de MMS en varios países africanos, experimentaba las mismas amenazas una y otra vez. Muchos países africanos son políticamente inestables y casi siempre hay rebeldes armados de un lado y fuerzas gubernamentales del otro. Sean quienes sean los buenos y los malos en este juego, una y otra vez él y sus ayudantes han sido vistos como espías del gobierno o de los rebeldes y amenazados de muerte a punta de pistola. También vio en ese momento que las personas con identificación de organizaciones internacionales de ayuda religiosa (Cruz Roja, Media Luna Roja) a menudo estaban protegidas de tales sospechas sólo con su identificación. Así que empezó la “Iglesia del Génesis II” y distribuyó pases apropiados a sus ayudantes y funcionó bastante bien. Dado que también la distribución gratuita de remedios no aprobados podía ser sancionada legalmente en muchos países, el agua esterilizada con MMS se rebautizó sin más a un sacramento (como por ejemplo la oblea o el agua bendita) en virtud de la libertad de religión, a fin de proteger la distribución y el dispensador legalmente. Mientras tanto, casi todos los seguidores de su movimiento mundial de MMS han asumido esta idea y se han unido a su “iglesia” sin que existan tales amenazas en su país. Pero lo que imaginamos que es una iglesia en este país no es en absoluto exacto. No se trata de religión, porque todos pueden mantener sus creencias anteriores. Es mucho más como un club de gente con ideas afines. El único compromiso para ser miembro es: “Sé bueno y haz el bien”. Tú también estás dentro. No hay formalismo ni burocracia. Las personas entrenadas en MMS tienen el estatus de “Reverendo”. Una vez que hayas entrenado o aconsejado a un mínimo de personas con MMS, puedes convertirte en un “Ministro de Salud”. Aquellos que también dirigen los entrenamientos o hacen otras grandes contribuciones al movimiento son declarados sumariamente “Obispo”. Estos títulos no están relacionados con ninguna jerarquía, derechos o deberes reales y ni siquiera son utilizados por la mayoría, aunque sea con una sonrisa. Todo el mundo está de acuerdo y cada uno tiene que decidir por sí mismo lo que hace o no hace. En ningún momento en todos estos años se me ha dicho nada sobre lo que debo o no debo hacer o qué decir o no decir. Cada uno hace la contribución que puede o quiere para lograr el objetivo común de que cada ser humano en este planeta conozca las posibilidades de salud con el MMS o el dióxido de cloro. Luego dejamos que cada uno decida si quiere hacer y qué quiere hacer con este conocimiento y apoyamos a todos los que quieran saber más. Uno también puede dejar esta “iglesia” en cualquier momento sin problemas, Jim le da mucha importancia a esto.

¿También quiere hacer su contribución para que este movimiento pueda alcanzar con éxito sus objetivos? Puedes hacerlo hablando de MMS y distribuyendo este libro electrónico. Por supuesto, las donaciones son siempre bienvenidas.

Ir arriba