1.9.10 CDI - Inyecciones de dióxido de cloro IM/IV

La CDI (inyección de dióxido de cloro) está destinada a la inyección intramuscular o intravenosa de una solución de dióxido de cloro. El Dr. Andreas Kalcker introduce el gas de dióxido de cloro en el agua de mar diluida. Por lo tanto, es de pH neutro y también tiene el mismo contenido de sal que la sangre. Además, el agua de mar fría y finamente filtrada parece tener un efecto muy vigorizante y acelerador de los procesos de curación, como fue presentado en el Congreso Spirit of Health 2014 por Francisco Coll, gerente de los Laboratorios Quinton Internacional de Alicante. Para mamíferos de hasta 80 kg de peso vivo, se recomiendan 2-5ml de CDI 3.000 ppm en 1:5 con agua de mar o salina para aplicaciones intravenosas o también intramusculares.

Por otra parte, el Dr. Hartmut Fischer activa gotas de MMS en una jeringa vertical (con la aguja apuntando hacia arriba) y así sólo permite que el dióxido de cloro gaseoso burbujee en una bolsa de infusión preparada con una solución salina al 0,9% y así también obtiene una solución de dióxido de cloro de pH neutro adaptada al contenido de sal de los seres humanos. Atención esta solución así obtenida no suele utilizarse pura. Si uno quiere prepararse para una administración intravenosa o intramuscular de tal solución de dióxido de cloro lista para usar con una jeringa, el Dr. Fischer recomienda la inserción de un nanofiltro con un tamaño de poro de 245 nm. Esto filtra las sustancias pirogénicas (como el polvo y las partículas en el aire) que podrían provocar fiebre y otras irritaciones del cuerpo. El contenido de la jeringa se inyecta en una nueva bolsa de infusión salina. Esta solución diluida puede ser administrada por vía intravenosa, o desde esta bolsa se puede extraer una jeringa por vía intramuscular o subcutánea. Yo mismo he recibido tal infusión de CDI i.V. sin ningún efecto secundario notable.

ATENCIÓN:

Las infusiones con soluciones de dióxido de cloro se reservan para los médicos, los médicos alternativos y el personal médico capacitado de otra manera. ¡Siempre deben hacerse bajo supervisión! Las esferas exactas de aplicación y las ventajas y desventajas de ese tratamiento con dióxido de cloro en los seres humanos no se han investigado lo suficiente como para poder hacer declaraciones fiables.

En cualquier caso, la infusión de CDS (bajo la supervisión del Dr. Hartmut Fischer) no me hizo daño y las pantorrillas con el Dr. Andreas Kalcker (libro “CDS/MMS Heilung ist möglich”) tampoco. Por el contrario, el criador pudo ahorrar inmensos costos de vacunas y antibióticos para sus animales y pudo criar más animales sanos hasta el sacrificio.

Ir arriba