COVID-19: ¿Virus o veneno de serpiente? Parte 2 + 3

Resumen de los vídeos de Andreas Kalcker:

  1. La pandemia de cóvidos no está causada por un virus natural o mutado.
  2. Más bien, son enzimas/proteínas de venenos de serpientes como la cobra real.
  3. La enzima PLA2 se ha encontrado en todas las vacunas y patentes, incluido el fármaco letalmente tóxico Remdesivir contra el COVID-19.
  4. Al principio, una aparente pandemia sin enfermos ni muertos fue creada artificialmente sólo a través de los medios de comunicación.
  5. Con el miedo, la gente se vio abocada a la aparente solución, las vacunas.
  6. La vacuna contiene una tecnología de m-ARN que hackea el ADN de la persona vacunada e introduce un código. Es el código de las enzimas de la serpiente. Ahora las mitocondrias de la persona vacunada comienzan a producir estas proteínas en grandes cantidades. Se trata de las llamadas proteínas de espiga. Estos picos de proteínas desencadenan entonces tormentas de citoquinas, exceso de histamina que da lugar a enfermedades autoinmunes, aglutinación de la sangre que da lugar a trombosis; inflamación del músculo cardíaco y embolias. La saturación de oxígeno cae dramáticamente.
  7. Si un paciente “COVID” llega al hospital, se le trata con el único fármaco aprobado, Remdesivir. Sin embargo, éste también es un derivado del veneno de serpiente e intensifica los síntomas de la enfermedad.
  8. Ahora el paciente tiene una saturación de oxígeno aún peor y está intubado y ventilado artificialmente. Como nadie toleraría un tubo en la tráquea, hay que volver a sedarles fuertemente. Para ello se utilizan fármacos que vuelven a agravar los síntomas y que conducen a la muerte del paciente.
  9. Así que aquí una cascada de medidas deliberadamente erróneas está provocando muertes masivas en las unidades de cuidados intensivos.
  10. El nivel de dímero D en sangre es extremadamente elevado en todos los pacientes que han sido vacunados y tratados con remdesivir. A las personas envenenadas con veneno de serpiente les ocurre exactamente lo mismo.
  11. Los exámenes post-mortem de las muertes por COVID tratadas de esta manera siempre revelaron claros síntomas de envenenamiento.
  12. Además del óxido de grafeno, parece que también hay cristales de magnetita y chips de Bluetooth en las inoculaciones. El objetivo es no envenenar a la persona vacunada con una alta dosis de veneno de serpiente o enzimas. En cambio, se está llevando a cabo un biohack genético en el genoma humano. Con la ayuda de la técnica del ARNm, se induce a las células a producir en masa la información del “virus”, es decir, el ADN de la enzima del veneno de serpiente. Por lo tanto, la persona vacunada produce su propia dosis letal de veneno con el tiempo. ¡Qué inteligente!
  13. En las pruebas de laboratorio, el grupo de investigación dirigido por Andreas Kalcker pudo demostrar que las vacunas contienen realmente chips que informan como transmisores Bluetooth con una identificación única a nivel mundial en las proximidades de los dispositivos de telefonía móvil. Esto significa que cada persona vacunada, al igual que los animales de granja, ha recibido una identificación digital reconocible y rastreable. Aunque el Bluetooth en su versión más potente sólo tiene un alcance de 150 metros, es posible encontrar números de Bluetooth en el teléfono móvil sólo por la noche en los cementerios. Especialmente cerca de las tumbas que sólo se establecieron después de 2021. Esto es macabro pero puede ser verificado por cualquiera.
  14. Además, el grupo de investigación dirigido por Andreas Kalcker midió la intensidad del campo magnético normal de personas sanas y no vacunadas. La intensidad del campo magnético de las personas vacunadas era varias veces mayor y en las personas recién vacunadas era mayor en el brazo vacunado.
  15. Además, los investigadores midieron la intensidad del campo magnético DESPUÉS de la ingestión oral de dióxido de cloro. Estos valores eran más bajos.
  16. Así que las personas con un magnetismo humano pueden deshacerse de esto.
  17. El aumento extremo de las enfermedades de la hepatitis C en los niños también parece estar relacionado con esto y también puede tratarse con éxito con dióxido de cloro.

Medidas de supervivencia en 2022/2023

– ¡¡¡ya no permiten las vacunas!!!

– ¡¡¡ya no permiten ninguna otra vacuna, porque la confianza en una medicina ortodoxa tan deliberadamente satánica ha desaparecido!!!

– ¡¡¡no utilice Remdesivir!!!

– No permita la respiración artificial.

– Si es posible, no tome ningún medicamento ortodoxo, ya que en algunos se ha encontrado óxido de grafeno y los chips de Bluetooth. ¿Quién sabe qué más hay ahí?

– Una cura de CDS de varios meses de duración según el protocolo C (es decir, 20-30 ml de CDS (solución de dióxido de cloro de 3.000 ppm) en 1 litro de agua y bebido en 10 porciones a lo largo del día) puede neutralizar o curar los síntomas de envenenamiento de las vacunas COVID, la diseminación, el magnetismo humano y la transmisión de los chips Bluetooth.

Pronto habrá una nueva película española“BlueTruth” sobre este fenómeno Bluetooth de los números de serie humanos.

Ir arriba